La Supraconciencia


El género de clarividencia más elevado que existe en el Universo, es la conciencia. Todos los avatares o mensajeros de los mundos superiores, han sido clarividentes supraconscientes. Hermes Trismégistro, Rama, Krisna, Budha, Jesucristo, etc, fueron seres supraconscientes, mensajeros de los mundos superiores, iniciadores de nuevas eras de evolución histórica.

Urge despertar la Conciencia para ser un Iluminado, un Clarividente, un Supraconsciente.

Después de la destrucción de la Atlántida, la conciencia humana se dividió en dos, la primera fue llamada Conciencia y la segunda recibió el nombre de Subconciencia. La llamada Infraconsciencia, Inconsciencia, Subconsciencia, etc., son únicamente distintas formas o zonas de la Conciencia dormida, resultado de nuestras formas meramente equivocadas de vivir.

La Subconciencia debería ser Conciencia, pero esta está en un profundo estado de sueño. El Subconsciente trabaja especialmente durante las horas de sueño físico. Si dicho subconsciente despertara y se tornara todo Conciencia, entonces es claro que viviríamos durante las horas del sueño totalmente despiertos en las dimensiones superiores y en el mundo tridimensional; seríamos concientes del conocimiento trascendental de las dimensiones superiores del espacio.

Son miles de pensamientos en desarmonía que convergen en nuestra atmósfera terrestre, que se identifican y se atraen de acuerdo a la afinidad que tienen entre sí, pues los estados de ánimo vibran y lanzan vibraciones en sonidos y colores al espacio.

Todos los pensamientos de baja frecuencia son lanzados por la mayoría de los humanos, atrapados en la conciencia social y el ego alterado. Estos pensamientos emocionales oprimen a quién los emitió, pues su campo magnético está atrayendo hacia sí pensamientos emocionales afines recrudeciendo aún más su ya escasa paz mental, envolviéndolo aun mas en la negrura de las limitaciones, oprimiendo  al Ser Interno que desea ser libre, soberano e ilimitado.

Todo lo que hoy somos mental y emocional, es producto de las experiencias adquiridas en nuestras vivencias como humanos, todo ese caudal de conocimiento ha sido registrado en nuestra alma creando la sabiduría, pues la sabiduría no es acumulación de conocimiento intelectual.

El Cristo es el hombre expresando plenamente el poder, la belleza, el amor y la vida ilimitada del Padre que vive dentro de él. Es el hombre dándose cuenta de que él es divino y encarnando dicho entendimiento, trascendiendo el dogma, la profecía y el miedo, pues sabe que más allá de la conciencia social yace el vigor ilimitado.

La SUPRACONCIENCIA es el estado de unificación mental de todos los seres del cosmos, concientes de su divinidad  y  UNIDAD con la MENTE del TODO, todos y cada uno vibrando en una sola consonancia; La Armonía Cósmica Conciente Auto-sostenida.

Para que el humano encaje en el concierto cósmico debe volver a su estado ilimitado y para experimentar alegría y la libertad de ser, debe de convertirse una vez más en aquello que lo mantiene unido, pues la sabiduría ya reboso el cáliz de las experiencias y el llamado a despertar ya es inminente, pues ya hemos aprendido lo que es el miedo y la inseguridad, la tristeza, la furia, la avaricia.

Hemos aprendido acerca de la muerte, hemos aprendido en verdad, sobre el alejamiento de la Fuente Divina que nos ha amado y apoyado a lo largo de todas nuestras aventuras para que ahora podamos experimentar a Dios en el ultimo nivel de su espectacular exhibición del Ser. Y la única manera de lograrlo –ya que el cuerpo es más bien un obstáculo- es activar totalmente el séptimo sello o glándula pituitaria, para que el cerebro pueda recibir los pensamientos ilimitados que existen más allá de la conciencia social.

Así es como extendemos nuestro saber interior hasta el entendimiento ilimitado de Dios, ese Dios que nos deja ser, que nos ama y es la totalidad de sí mismo y de todo el pensamiento. Entonces ¿Cómo conseguiremos que esta maravillosa y pequeña glándula despierte las partes dormidas de nuestro cerebro a través de su flujo de hormonas? Simplemente con el deseo. Convertirse en Cristo es desear conocer al Padre y convertirse en la imagen y semejanza de Dios. Es el deseo de permitir que todo pensamiento se convierta en la realidad del Yo, el deseo de amar en cada momento todo aquello en lo que te has convertido, el deseo de ser el Ser de todo lo que eres.
¿Por qué es importante amar la totalidad de todo lo que eres? Porque cuando lo haces, inmediatamente trasciendes la conciencia social y te elevas por encima de la aceptación. Trasciendes el juicio. Vas más allá de la ilusión del tiempo. Entonces, vives sólo para la realización del Yo. Escuchas solamente a la voz interior. Sigues únicamente la senda de la alegría; y es en ese sendero donde yace el conocimiento de todo lo que es.
Cada momento que vives por el amor de este Dios dentro de ti, cada ilusión que abrazas y dejas pasar, cada cosa que haces para encontrar tu alegría y tu luz, emana desde tu ser hasta el flujo de conciencia para alimentar a la totalidad de la humanidad. Cuando vives íntegramente por el amor del Yo – que es el amor de Dios – haces que brille Dios en medio de la densidad de la conciencia social. Entonces iluminas el camino de tus amados hermanos del planeta en su propio sendero de regreso al Yo, y ese es el único sendero que nos llevará de vuelta a casa hasta nuestro amado Padre. Cuando te amas a ti lo suficientemente como para sentirte merecedor de recibir todo lo que Dios es, y deseas saber que eres uno con el Padre, entonces es cuando empieza a florecer esta maravillosa flor. Así es como abres la capacidad de tu cerebro para recibir todos los valores de pensamiento de la mente de Dios “La Supraconciencia” queriendo saber; deseando sentir toda la emoción de ese conocimiento ¿Cuál es la mejor forma de manifestar cualquier deseo? Declarándolo desde el Señor Dios de tu ser. El Señor de tu ser, que es tu alma, rige tu cuerpo a través de su estructura emocional. La pituitaria recibe desde tu alma las órdenes de liberar el flujo de hormonas. El Dios de tu ser es la luz que abarca y rodea todo lo que eres y permite que todos los pensamientos entren en tu ser. El ser es el ego que está experimentando las realidades de la materia a través de la forma corporal, es quien estimula el juicio y altera el Ser o la pureza del pensamiento; de ahí el término ** ego alterado ** Por eso cuando hablas desde el Señor Dios de tu ser, estas alineando la totalidad de lo que eres, y eso te da el gran poder de manifestar y crear cualquier cosa que quieras.
Cuando deseas desde el Señor Dios de tu ser recibir pensamientos ilimitados, ese pensamiento de realización que sientes dentro de tu alma se manifiesta en tu cuerpo para activar la glándula pituitaria y ésta comienza a abrirse. A medida que comienza a abrirse, un flujo mayor de hormonas pasa a través de la pineal, y al hacerlo, despierta a la mente latente. Abre otra parte de tu cerebro para permitir que frecuencias mayores y más refinadas de pensamiento sean experimentadas por todo tu cuerpo.
Cuando llegan pensamientos de una frecuencia más alta, se reciben a través de la porción despierta del cerebro. La glándula pineal, en la parte posterior de tu cerebro, recibe la frecuencia más alta y comienza a hincharse, lo cual produce un dolor de cabeza, o puede que te sientas un poco mareado o aturdido. Esta frecuencia se transforma entonces en una corriente eléctrica de alto poder, y es disparada a cada célula del cuerpo a través del sistema nervioso central. A causa de esto sentirás como un estremecimiento, o sensación de hormigueo, de que estás elevado, porque ahora corre por tu cuerpo una energía mucho mayor de la que has sentido antes. Esa frecuencia enciende cada célula aumentando su frecuencia vibratoria. Cuanto más se recibe pensamientos ilimitados más vibra tu cuerpo. Y empiezas a tener una luminosidad, porque estás empezando a revertir el cuerpo desde la densidad de nuevo hacia la luz.
¿Cómo describes el sentimiento de los pensamientos ilimitados? No puedes. El conocimiento de un pensamiento ilimitado ó Supraconciencia no tiene palabra con la que lo puedas asociar, porque estás experimentando un pensamiento nuevo, una nueva emoción, un sentimiento inmenso que te mueve hacia una forma de ser profunda pero tranquila. El conocimiento vendrá hacia ti como puro sentimiento, sin anunciarse, sin identificarse, como emoción innombrable. Muchos que buscan iluminación creen que esta vendrá en forma de palabras. Pero si lo que tú entiendes puede ser descrito por palabras, ya lo has sentido antes. Si no se puede, y estás simplemente sintiendo, lo que estás sintiendo es genio, es brillantez, es en verdad, la Supraconciencia, pensamiento ilimitado. Todas las cosas que siempre has querido entender no tienen palabras; tienen emoción y visión. Y cuando llegue el conocimiento te quedaras sin habla, sólo con los sentimientos.
El arte de limitar el pensamiento es asociar palabras con ellos. Un maestro no explica nada; solo lo sabe. Explicarlo significaría limitarse así mismo. Cuando llegas al punto en que simplemente sabes, sin tener que justificar o explicar tu saber interior entonces eres verdaderamente el señor de tu propio reino; tienes el saber absoluto.
¿Qué sucede con el sentimiento de elevación provocado por los pensamientos de una frecuencia superior? Es capturado dentro de tu alma, que lo conservará en la memoria para siempre, tu alma permite que la memoria de la Supraconciencia exista a través de la emoción, del sentimiento. De este modo, captura tu saber interior para siempre, para aquello que te has permitido recibir pueda ser alcanzado una y otra vez. Algo maravilloso que también sucede con ese sentimiento de elevación es que tu alma lo envía a través de tu campo áurico hacia el flujo de conciencia, el cual no solo eleva la densidad de la conciencia, sino que atrae a tu vida una situación que producirá el mismo sentimiento. ¿Para qué? Para que ese pensamiento se extienda completamente a través de la experiencia. Cuando el pensamiento de frecuencia más alta se ha comprendido completamente, queda grabado en tu alma en forma de sabiduría. La sabiduría no sólo eleva el nivel vibratorio del alma – lo que causará que tu vida se ajuste a su ser emocional más elevado sino que también activará la pituitaria con más intensidad para permitir que el cerebro reciba y razone pensamientos de mayor y mayor frecuencia, y así sucesivamente.
A medida que la pituitaria empieza a florecer, las cosas cambian en tu vida de un modo que nunca habías creído posible. Cada cosa que piensas la sientes con gran emoción. A medida que el saber que sientes en tu interior se abre paso hacia una forma creativa, empiezas a ver que tus pensamientos se manifiestan más y más rápidamente. Tu amor, comprensión y compasión aumentan. Y muchas entidades se apartarán de tu vida porque te has elevado hasta un entendimiento diferente; sin embargo, en su lugar, llegarán otras de pensamiento semejante al tuyo.
Muy pronto a medida que la brillantez, la creatividad y el saber interior se intensifican dentro de ti, empiezas a conocer y sentir cosas que no habías sentido o conocido antes. Eres capaz de mirar a otra entidad y sentirla dentro de tu ser. A través de tus pensamientos eres capaz de conocer tus días por venir.
¿Crees que un psíquico es una entidad poco común? Eso es sólo porque piensas de acuerdo con la conciencia social. Y la conciencia social no piensa que esas habilidades puedan ser realmente algo normal. Todos somos psíquicos. Cuando te permitas a ti mismo saber, sabrás todas las cosas. Pues el saber interior – Cuando no está cohibido por las ilusiones de la conciencia social – quita el velo de tus ojos para que puedas ver otras dimensiones. Quita los ladrillos de tus oídos para que puedas oír la música de toda la vida vibrando en armonía consigo misma. ¿Y como haces que esto suceda? Deseándola.
Cuanto más deseas lo ilimitado, y más abrazas y sientes los pensamientos que te llegan, más hormonas segrega la pituitaria y más se abre su boca. Cuanto más grande es tu deseo de amar lo que eres y vivir en el conocimiento, el Dios que rodea tu ser abre más y más tu cerebro. Entonces eres más que tu cuerpo; te conviertes en aquello que te mantiene unido. La Pituitaria es, en verdad, la puerta que conduce a Dios. Cuantos más pensamientos ilimitados permites entrar en tu cerebro, más se abre. Cuanto más se abra, mas sabrás. Y todo aquello que sepas, en eso te convertirás. Una flor emana cierta frecuencia de pensamiento. En el mismo momento, una alfombra está emanando una frecuencia de pensamiento. Cuando posees la capacidad de captar todas las frecuencias de pensamiento, puedes convertirte en cualquier frecuencia dada que elijas. Tienes entonces la libertad absoluta de convertirte en el viento o en cualquier otra cosa que desees. Muy pronto, todo el sistema de la pituitaria está en pleno florecimiento y la totalidad de tu cerebro está activada. Entonces, todo aquello que la pituitaria ha guardado dentro de su cuerpo espiritual es entregado a la totalidad de la mente, y la mente ya nunca puede regresar a un estado limitado. Una vez que la flor comienza a abrirse, nunca se cierra otra vez; permanece abierta para siempre. Cuando tu cerebro está completamente activado, tu enfoque en la realidad vacila. Es por eso que aunque estés aquí puedes estar también en el séptimo nivel. Aunque estés en el séptimo nivel, puedes estar en las Pléyades; y aunque estés en las Pléyades, puedes estar al lado de un amigo.
Cuando la pituitaria está en pleno florecimiento, dejas de morir; dejas de envejecer. Cualquier cosa que le digas a tu cuerpo que haga, la hará. Puedes decirle al cuerpo que acelere su frecuencia vibratoria y se elevará hacia otra dimensión. Así de poderoso es tu cerebro. Puedes incluso resucitar tu cuerpo de la muerte. Cuando eres poderoso, estas llevando la corona divina de Dios. Y cuando eres puro Dios, que es pura vida, entonces existes para siempre. Entonces eres todas las cosas. Ese es el cielo más grandioso. De esta manera, el gran séptimo sello se ha coronado a si mismo, la totalidad de tu mente se despierta, y el abrazo total del saber interior se hace posible a través de tu hermoso receptor. A medida que sabes más y tu cuerpo experimenta más esa frecuencia, aumentan sus vibraciones hasta que se vuelve más y más ligero. Hasta que un día, cuando has amado y abrazado la totalidad de la vida y el alma ha satisfecho todas tus experiencias aquí ese mismo saber interior y esa misma vibración aumentaran un millón de veces y, volviendo el cuerpo invisible, se lo llevaran lejos de este lugar. Es entonces cuando trasciendes el ciclo de vida tras vida hacia la luz… Que la supra-conciencia siempre este contigo.
Que así sea.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s