Por qué el mundo no se acaba en 2012


La NASA desmiente una a una las teorías que pronostican el Apocalipsis para el próximo año.

A medida que se acerca el 2012 cobran más fuerza las teorías apocalípticas que pronostican el fin del mundo para el próximo años. Francia ha llegado incluso a alertar la semana pasada sobre la proliferación de nuevas sectas que abogan por el suicidio colectivo ante la llegada del día del juicio final. El temor general que se está desarrollando ha llevado a la NASA desde hace dos años a reiterar
insistemente en la falsedad de cualquier tipo de cataclismo próximo: no existe el más mínimo sostén científico y no resiste comparación alguna con la realidad que nos rodea. Así lo explica la agencia espacial que ha saltado inusualmente a la palestra para responder las preguntas que surgen a la hora de creer o no en que el día del fin del mundo esté cercano. David Morrison, científico espacial de la NASA, no deja lugar a dudas: “No hay peligro. Todas las habladurías sobre el día del juicio final son un gran engaño perpetuado en Internet por gente tratando de hacer dinero”.
¿Existen indicios de que algo le vaya a suceder a nuestro planeta el próximo año? La agencia espacial estadounidense es concluyente: “Ninguno. Nada le ocurrirá a la Tierra en 2012”. El origen de esta funesta predicción viene dado por la mitología en torno a Nibiru, un supuesto planeta cuatro veces mayor que el nuestro descubierto hace miles de años por la civilización sumeria y que chocaría el próximo año contra la Tierra provocando el fin de los tiempos, una idea que viene apoyada además por el fin del calendario maya el 21 de diciembre de 2012 ¿Será ese el día del juicio final? Según explica la NASA, si algún cuerpo como Nibiru fuera chocar contra nosotros no solo debería haber sido detectado ya desde la pasada década por los telescopios, sino que incluso se podría observar ya a simple vista.
Sobre el último día del calendario Maya los científicos de la agencia también lo tienen claro. Lo mismo que un calendario de hoy día acaba el 31 de diciembre, el maya lo hace el 21 del mismo mes, ni más ni menos. Al día siguiente, simplemente, volverá a ser el primer día del año.
Otras teorías apuntan a que el cataclismo vendrá sobrevenido por una alineación planetaria. Pero esta no afectará a la Tierra, que solo está influida externamente por el Sol y la Luna. Que Marte, Plutón, el Sol, Mercurio, Venus y Saturno estén alineados no significa nada y, además, la NASA avisa de que esto ni si quiera se va a producir. Sí habrá un alineamiento del Sol con el centro de la Galaxia: “Ocurre todos los años en diciembre y, efectivamente, en 2012 volverá a producirse sin que haya nada especial en ello. No tiene el más mínimo interés científico”, explica Morrison.
¿Y una reversión de los polos magnéticos de la Tierra? Es un fenómeno real que le sucede al planeta cada cerca de 400.000 años. Su consecuencia: ninguna ya que no provocaría un cambio en la rotación del planeta, algo que es imposible. Y, desde luego, no tiene por qué suceder próximamente.
“Recibo preguntas de gente realmente preocupada e incluso de jóvenes que piensan en el suicidio ante el fin del mundo. No se preocupen por 2012 y disfruten de 2013 cuando llegue”, concluye Morrison. La humanidad está a salvo, al menos por ahora.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s