Complejidad de la Inteligencia y la religiosidad


Un artículo en la web de divulgación científica Materia, titulado Cuanto más inteligentes, menos creyentes, afirma que un “exhaustivo repaso a los estudios publicados en el último siglo muestra una correlación negativa entre inteligencia y religiosidad“.

El mencionado artículo sugiere que los más inteligentes tienen tendencia a ser menos religiosos. Ahora, leyendo un artículo publicado por  en el blog “El Árbol de la Vida” en el que hace una crítica al artículo de la web científica, él sostiene que dicho estudio carece de validez por los argumentos en que se basa para afirmar dichas hipótesis. Seguir leyendo Complejidad de la Inteligencia y la religiosidad

Decir lo que sentimos, sentir lo que decimos


coherencia-seneca

La coherencia es tan valiosa como la verdad, ya que las contradicciones son falsas e implican proposiciones arbitrarias. Bien lo sabía Séneca al proponer que «sea ésta la regla de nuestra vida: decir lo que sentimos, sentir lo que decimos. En suma, que la palabra vaya de acuerdo con los hechos».

Escucha tu diálogo interior y observa tu lenguaje verbal y corporal (dialógo exterior), para ver si vives una vida coherente contigo, con tus valores, necesidades y aspiraciones.

Hallan agua en el polvo estelar, ¿significa que no estamos solos en el universo?


El hallazgo ofrece otro argumento para suponer que la vida es universal.
El polvo interplanetario está compuesto principalmente de silicatos que contienen oxígeno. A medida que los granos estelares viajan a través del espacio, se encuentran con el viento solar: una corriente de partículas cargadas, que incluye iones de hidrógeno de alta energía, que expulsa la atmósfera del Sol. Cuando el polvo estelar choca con el viento solar, el hidrógeno (H) y el oxígeno (O) entran en una reacción que crea agua (H2O).

Simbiotica's Blog

See on Scoop.itSimbiosis entre Filosofía y Ciencia

Científicos norteamericanos han descubierto que el polvo estelar contiene agua que se crea cuando los vientos solares chocan con las partículas interplanetarias. El hallazgo ofrece otro argumento para suponer que la vida es universal.

See on actualidad.rt.com

Ver la entrada original

Cuando me amé de verdad…


Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y, entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre…  Autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… Autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… Madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… Respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… Amor hacia uno mismo.

 Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… Simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… Humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… Plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… ¡Saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin.

Diez consejos fáciles para leer textos filosóficos


Los textos filosóficos traen consigo una gravedad típica. Leer a Aristóteles, a Kant o a Descartes no es fácil. Menos aún enfrentarse a Heidegger o a Hegel. El problema —quizás— es que nuestra comprensión se acostumbra a discursos más prácticos o técnicos y nos olvidamos que las formas teóricas del pensamiento son distintas. Y este tipo de reflexiones siguen siendo importantes. Sin ellas no podríamos dialogar sobre temas como la ecología, laresponsabilidad social, la tecnología o la empatía. No entenderíamos textos fundamentales de economíasociología o política. Tampoco podríamos leer algunos artículos en Le Monde,en The New Yorker o en El País. A continuación van mis sugerencias para enfrentarnos a un texto de filosofía: Seguir leyendo Diez consejos fáciles para leer textos filosóficos

Meditar caminando


Se dice que alguien le pregunto al Buda:

“¿Qué es lo que tú y tus discípulos practican? El les respondió: “Nosotros nos sentamos, caminamos y comemos”. Entonces volvió a cuestionar: “Pero cualquiera puede sentarse, caminar y comer”. Lo cual el Buda contestó: “Nosotros, al sentarnos, somos conscientes de estar sentados, al caminar, somos conscientes de estar caminando y al comer, somos conscientes de estar comiendo.” Seguir leyendo Meditar caminando

El gemelo de la Tierra, a la vista: Hallarán vida extraterrestre en 10 años


Muchos científicos creen que encontrar un planeta con características parecidas a la Tierra es solo cuestión de tiempo. Según un astrónomo, los avances en la tecnología pondrán ante nuestros ojos la vida en otros planetas en 10 años. Seguir leyendo El gemelo de la Tierra, a la vista: Hallarán vida extraterrestre en 10 años