religiosidad

Complejidad de la Inteligencia y la religiosidad


Un artículo en la web de divulgación científica Materia, titulado Cuanto más inteligentes, menos creyentes, afirma que un “exhaustivo repaso a los estudios publicados en el último siglo muestra una correlación negativa entre inteligencia y religiosidad“.

El mencionado artículo sugiere que los más inteligentes tienen tendencia a ser menos religiosos. Ahora, leyendo un artículo publicado por  en el blog “El Árbol de la Vida” en el que hace una crítica al artículo de la web científica, él sostiene que dicho estudio carece de validez por los argumentos en que se basa para afirmar dichas hipótesis.

Los investigadores de dicho estudio creen que los inteligentes suelen ser menos religiosos. Y para explicarlo sostienen que las personas inteligentes: 1) tienen una menor probabilidad de conformarse con los dogmas religiosos. 2) no pueden aceptar creencias que no han sido demostradas mediante pruebas objetivas. 3) la posibilidad de que el estilo cognitivo analítico de los inteligentes los haga refractarios a la religión.

El fallo en la argumentación de las hipótesis y en el estudio llevado a cabo, se evidencia al no considerar el carácter complejo, multifactorial de los objetos de estudio (inteligencia y religiosidad). ¿Qué lleva a una persona a creer en algún dios?. 

Factores

1) la religión tiene factores de herencia cultural claros, por tanto la familia es un factor determinante. La gente que nace en familias religiosas tiene más posibilidades de creer en un dios, y la gente que nace en familias ateas tiene más posibilidades de no creer. 2) el país, una sociedad donde la religión esta bien vista llevará a que más gente crea en algún dios. Hay países mucho más creyentes que otros, lo cual es debido al papel que ha tenido la religión en esos lugares. Pero, ¿qué hace que dentro de una misma sociedad haya gente creyente y no creyente? 3) dejando fuera el factor familiar, es muy posible que la clase social afecte la religiosidad. Entendemos la clase social como una forma de estratificación en la que un grupo de personas comparte una característica que los vincula social o económicamente. Hay clases sociales que, por sus características o su origen, tienden a tener una mayor religiosidad. La política no es ajena a estas cuestiones, ya que la ciudadanía asocia determinados temas sociales con la religión y los partidos políticos. Los factores que llevan a una clase social a ser más o menos creyente dependen de cada país, pero por ejemplo en países como España la religiosidad es mayor en los sectores de la derecha que en los sectores de la izquierda política. Esto es debido a la herencia recibida por una dictadura de derechas basada en el nacional catolicismo, pero ocurren cosas inversas en otros países. Por ejemplo, la izquierda boliviana representada por Evo Morales, tiene muchas tendencias ligadas a la religiosidad, llegando al punto de que este ha impulsado la creación de una organización católica renovada.

Es así que la religiosidad está ligada a factores aleatorios en muchas sociedades, como por ejemplo el tipo de estudios, la sexualidad, el tipo de organización familiar, la zona donde uno vive, la ideología política o a la clase económica.

Tanto la religiosidad como el CI son entidades poco comprendidas, por lo que hacer relaciones causales entre ambas tiene poco fundamento. Correlación no implica causalidad. Que A siga a B no quiere decir que A ocasione B, por ejemplo, que la media del CI de los países africanos sea la más baja del mundo no quiere decir que los negros sean menos inteligentes, sino que las guerras, la inestabilidad política, la mala alimentación y la no escolarización afectan de manera negativa a un test que mide algunos tipos de habilidades cognitivas.

La falacia argumental de observación selectiva consiste en señalar las circunstancias favorables e ignorar las desfavorables. Por ejemplo, cuando un presidente hace alarde de sus éxitos como gobernante pero no menciona sus fracasos. Los estudios utilizan falacias argumentales, creando  de este modo resultados correlacionados que no implican causalidad ni están bien planteados.

Ver artículo en Materia
Ver artículo en El Árbol de la Vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s