Archivo de la etiqueta: taoismo

La dulce rendición


La dulce rendición

Hay días en que la vida parece ser una eterna lucha: luchamos contra el tráfico, el tiempo, la edad, la gordura. Luchamos para estirar el dinero del mes y luchamos para que los hijos hagan la tarea. Para el caminante espiritual, sin embargo, la batalla es algo diferente. Es decidir si vamos seguir la senda del espíritu o no; si vamos a vivir la vida desde el  alma o desde el materialismo; si vamos a seguir a nuestro espíritu o si nos vamos a dejar gobernar por  ese terror innato que tiene todo humano a hacer el papel de tonto, el cual detiene a muchos a seguir los caminos del alma.

Es aquí cuando aparece  “la dulce rendición:” ese aceptar que no tenemos todas las respuestas y que no sabemos todas las preguntas; que probablemente seremos incomprendidos por muchos y que no siempre entenderemos el mensaje divino; que a veces buscaremos esa pequeña voz de los profetas para que nos guíe y encontraremos solo silencio. La dulce rendición ocurre cuando aceptas todo lo anterior y mas, incluyendo el misterio que es la Divinidad, y decides no luchar contra lo que es. San Pablo se llamó a sí mismo “un tonto por Jesús.” En el Bhagavad Gita, el clásico espiritual hindú, Krishna dice: “deja atrás todos y ríndete a mí.” Los wiccanos hablan de entregarse a la Diosa, ese poder divino que sostiene a la creación. Para mí, en principio, hay dos tipos de personas: Los “videndo credes” (veo, entonces creo) y los “credendo vides” (creo, entonces veo). La dulce rendición significa, en parte, dejar de luchar con el credendo vides que hay en ti. Seguir leyendo La dulce rendición

Anuncios

La sabia ecuanimidad


 
El universo carece de sentimientos humanos,
pues trata todas las cosas como transitorias que son.
El sabio lo imita y no cristaliza los sentimientos,
pues trata a todos como seres pasajeros.
 
Como un fuelle es el espacio entre cielo y tierra:
su vacío es inagotable,
cuanto más se activa, más produce.
 
Cuanto más se habla de él,
más difícil es alcanzarlo;
desde la sabia ecuanimidad de tu centro,
alcanzarás el espacio sagrado
en que confluyen cielo y tierra.
Tao Te Ching al alcance de todos. Alzonso Colodrón.

De algún modo, el ser humano siempre ha sido antropocéntrico, es decir aunque no siempre se ha creído el centro del universo, desde los tiempos prehistóricos tuvo la tendencia a interpretarlo todo en función de la supervivencia, así como sus temores y deseos. Si la tormenta arreciaba, había que aplacar a las fuerzas de la naturaleza, a los espíritus del viento y del agua o a los dioses que los controlaban. Si el rayo incendiaba un bosque o fulminaba al ser cercano, tal vez se tratara de un castigo por las malas acciones cometidas.  Cuando el volcán explotaba, la furia de algún genio se había desatado contra los pobladores de sus faldas, que no le habían hecho las ofrendas debidas.

Seguir leyendo La sabia ecuanimidad